Alcaldes de 24 municipios que se incorporarán a la tercera etapa del Plan El Salvador Seguro (PEES), realizaron la entrega de sus planes municipales al presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, en compañía del ministro de Justicia y Seguridad Pública, Mauricio Ramírez Landaverde y de miembros del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia (CNSCC).

Estos municipios se suman a los 26 de la primera y segunda fase, alcanzando la cifra de 50 territorios priorizados.

“Ponemos en marcha este día los 24 planes municipales de la III Fase del Plan, que completan el intenso trabajo realizado por el gobierno y la sociedad para reducir los índices de violencia en los 50 municipios priorizados y mejorar la calidad de vida de sus habitantes”, expresó el mandatario salvadoreño.24 municipios se suman a la III fase del Plan El Salvador Seguro

Los planes han sido elaborados con la participación de actores locales, convocados por los Comités Municipales de Prevención de la Violencia, para identificar poblaciones y sectores que requieren acciones y atención inmediata.

En esta tercera etapa se incorporan los municipios de Atiquizaya, Armenia, Acajutla, Ciudad Arce, Coatepeque, El Congo, Metapán, Santa Tecla, La Libertad, Zaragoza, Panchimalco, Tonacatepeque, Ilopango, Santo Tomás, Ayutuxtepeque, Cuscatancingo, San Marcos, Nejapa, Guazapa, San Luis Talpa, San Pedro Masahuat, Santa Cruz Michapa, Tecoluca y La Unión.

Según el Ministro de Justicia y Seguridad Pública, la implementación del PEES en los 10 municipios de la primera fase se logró bajar el delito de homicidio en un 25.35%, actualmente la reducción se encuentra en un 37%. En el caso de los 16 municipios priorizados de la segunda fase, hasta octubre de este año, se ha logrado la disminución de un 29.91%.

Cada plan municipal se enmarca en seis grandes componentes: seguridad en el territorio, oportunidades educativas, oportunidades de inserción productiva, rehabilitación y dinamización de espacios públicos, servicio a las personas familia y comunidad y atención a víctimas.