Con la ayuda del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) será implementado el uso de tecnología, en el control de privados de libertad que no representan mayor peligro para la población salvadoreña, esto como parte del proceso de modernización del sistema penitenciario contenido en el plan quinquenal del actual gobierno.

Se trata de la utilización de brazaletes electrónicos que serán asignados a aquellos privados de libertad que ya hayan pagado la mayoría de su pena, y que además estén en un proceso de reinserción a la sociedad.

“Nuestro país tiene una visión de rehabilitar a las personas privadas de libertad, crear las condiciones para una reinserción en su familia, en la comunidad y oportunidades de trabajo”, dijo el ministro durante un Taller Internacional sobre el Uso de medios de Vigilancia Electrónica en materia Penal.

Actualmente el sistema carcelario alberga a unos 38 mil reclusos por lo que se espera reducir los índices de hacinamiento carcelario a nivel nacional, para ello se tiene previsto sacar de las cárceles de manera controlada a unos 2 mil internos, quienes estarán siendo monitoreados a través de este tipo de tecnología.Autoridades de seguridad afinan implementación para el uso de brazaletes en sistema carcelario

A este proceso se suman 17 mil nuevos espacios que estarán siendo habilitados en los próximos meses, en la nueva infraestructura carcelaria ubicada en el municipio de Izalco en Sonsonate.

De acuerdo al ministro de Justicia y Seguridad Pública, Mauricio Ramírez Landaverde, este esfuerzo vendría a reforzar los controles que se tienen actualmente en el sistema penitenciario.