A dos años de administración del Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, la seguridad pública del país muestra avances significativos sobre todo en la baja de la  incidencia delincuencial de todos los delitos, logrando a la fecha una reducción del  2%.

De acuerdo al mandatario salvadoreño a la base de todo este esfuerzo se encuentra la Política Nacional de Justicia Seguridad Pública y Convivencia, que es la hoja de ruta a seguir para lograr llevar tranquilidad y erradicar la violencia en el país.

Agregó que también se cuenta con el Plan El Salvador Seguro que ya está en marcha en los 26 municipios priorizados y que se extenderá a 50 localidades a nivel nacional.

Destacó además la puesta en marcha de las medidas extraordinarias y la contribución especial a las telecomunicaciones que a la fecha ha recaudado 17 millones 200 mil dólares, los que están siendo asignados en diferentes proyectos.

Por su parte el ministro de justicia y seguridad pública, Mauricio Ramírez Landaverde, informó que la Policía Comunitaria ya ha sido desplegada en un 70% del país, se cuenta en el último año con la incorporación de 570 nuevos miembros, así como el reingreso de 86 elementos.

En el sistema carcelario se ha logrado clasificar a los internos de nueve de las 21 prisiones del país, está en marcha las audiencias virtuales que han contribuido con el ahorro de recursos financieros, habilitación de 694 espacios al interior de los recintos y puesta en marcha del programa Yo Cambio en 12 cárceles.

En cuanto a la operatividad policial el director Howard Cotto, informó que de enero a la fecha se ha logrado reducir los homicidios en un 50%, se ha golpeado a 199 estructuras de pandillas, 41 bandas criminales desarticulados y  decomiso de 2 mil 932 armas de fuego.Avances significativos en materia de seguridad durante II año de administración

Sobre las medidas extraordinarias el Vicepresidente de la República, Óscar Ortiz, dijo que desde la puesta en marcha de las medidas extraordinarias se avanza en el control del sistema penitenciario, se ha golpeado y reducido la capacidad de estructuras criminales, se ha reforzado el territorio con más efectivos y enfrentado más eficazmente el delito de extorsión.

A la fecha el trabajo de las Fuerzas Especializadas de Reacción de El Salvador y la Fuerza de Intervención y Recuperación Territorial ha permitido la detencion de 317 personas, el decomiso de 31 armas y 15 vehículos, así como la recuperación de 183 casas.