Programa Global de Control de Contenedores, CCP

Antecedentes

Aproximadamente el 90% del comercio mundial se lleva a cabo a través de contenedores marítimos, de los cuales más de 500 millones se entregan anualmente en la cadena de suministro del comercio y de esta cantidad, menos del 2% son inspeccionados. El increíble volumen de contenedores que transita a través de los mares de país a país y de continente a continente los hace un gran objetivo para el comercio ilícito de drogas y más aún para los actores involucrados en la producción y entrega de mercancías falsificadas.

La dependencia global del comercio marítimo, combinado con no solo métodos sofisticados de ocultamiento, utilizados por narcotraficantes o falsificadores, sino también las diversas rutas de tráfico hace muy difícil su incautación. La situación, por lo tanto, plantea una grave amenaza para el suministro de comercio internacional, así como para el desarrollo sostenible.

En este contexto, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito y la Organización Mundial de Aduanas (OMA) han elaborado, en conjunto, el Programa de Control de Contenedores (CCP), el cuál fue desarrollado con el propósito de asistir a los Gobiernos en la creación de estructuras sostenibles de aplicación en puertos marítimos seleccionados para disminuir el riesgo que contenedores marítimos sean explotados y utilizados para el tráfico ilícito de drogas, crimen organizado y otras actividades del mercado negro.

Este Programa tiene un alcance global y pretende fortalecer las estructuras y procesos que permiten la aplicación de leyes sostenibles para los Estados y los puertos seleccionados, con el fin de minimizar la explotación de contenedores marítimos para el tráfico ilícito de drogas y otras actividades de la delincuencia organizada transnacional.

De la misma manera y para una mayor eficiencia, este Programa facilita la cooperación contra la delincuencia entre los Estados y los organismos internacionales involucrados en la regulación del tráfico de contenedores, mantiene alianzas estratégicas con diversos cuerpos de seguridad dentro de los Estados con puertos operativos; entre los cuales se incluyen la Aduana, la Policía, Instituciones relacionadas con el sector Marítimo y el sector privado.

También está diseñado para fortalecer y promover las alianzas entre las aduanas, el comercio y la aplicación de la ley en un esfuerzo para prevenir el abuso del comercio en las actividades ilícitas y al mismo tiempo hace un esfuerzo para erradicar la desconfianza inter-institucional y la corrupción que pueden obstaculizar la ejecución eficaz del programa.

Sostenibilidad

La sostenibilidad y la eficiencia son dos elementos muy pertinentes para el CCP y a los mismos se les da una cuidadosa consideración que maximiza los beneficios del Programa, tanto en el ámbito financiero, institucional y político.

A nivel financiero, estructuras coherentes permiten que las actividades del Programa se mantengan después de la finalización del mismo, haciendo uso eficiente de los recursos ya disponibles y sin tener que depender de un apoyo financiero sustancial.

A nivel institucional, la participación nacional está garantizada desde el comienzo del programa a través de la selección de coordinadores dentro de los respectivos ministerios y la participación activa de las contrapartes nacionales en el curso del desarrollo y ejecución de las actividades del programa.

La sostenibilidad del Programa también está garantizada, mediante la aceleración del proceso de cambio en el nivel de las instituciones con la creación de Unidades Conjuntas de Control Portuario Interinstitucional (UCCP) en los puertos seleccionados y las estructuras de coordinación, así como también, mediante el establecimiento de mecanismos de entrenamientos duraderos dentro del Programa.
Donantes del Programa de Control de Contenedores (CCP) y Apoyo Internacional para el Programa en Latinoamérica y el Caribe

Los países que cooperan con la UNODC y la OMA para facilitar la aplicación del CCP en todo el mundo, son significativamente beneficiados en diferentes aspectos, entre ellos, la garantía de que la capacitación brindada y patrocinada constituye un factor de vital importancia para el país receptor en la medida que fortalece la seguridad en la cadena de suministro del comercio internacional.

De esta manera, los aportes obtenidos de los países patrocinadores del Programa, han permitido al CCP desarrollar y obtener impactos medibles en las incautaciones de mercancías de contrabando, no sólo en aquellos países en que opera el Programa, sino también en países de tránsito y de destino. Sus contribuciones y apoyo sustentan el Programa y permiten a la UNODC y a la OMA desarrollarlo más allá de la red existente.

En Latinoamérica y el Caribe, Canadá, Estados Unidos y Alemania han contribuido de forma activa en el financiamiento del CCP y han sido de gran ayuda para su aplicación en varios países.

Entre las organizaciones internacionales y sin fines de lucro que apoyan activamente la aplicación del CCP se incluyen:

• Alianza Empresarial para el Comercio Seguro (BASC en inglés)
• INTERPOL

El CCP también ha buscado recientemente la cooperación del sector privado.
Unidades Conjuntas de Control Portuario Interinstitucional

El enfoque del CCP de integrar múltiples agencias de seguridad en una unidad ha probado ser efectiva, particularmente con respecto al intercambio de información operacional más directo, en tiempo real y potenciado con la disponibilidad de las diferentes competencias y autoridades dentro de un mismo equipo de trabajo.

El propósito fundamental del CCP es la creación de Unidades Conjuntas de Control Portuario para el análisis de riesgo de los contenedores en los puertos seleccionados, marítimos o secos.

Otro elemento clave, es la participación del Gobierno anfitrión y sus instituciones involucradas en todos los aspectos de la planificación e implementación del CCP:

• Carta de Acuerdo entre el Gobierno y la UNODC.

• Adopción de acuerdos de cooperación interinstitucional, incluyendo acuerdos de trabajo de las UCC.

• Establecimiento de un Comité Directivo local, compuesto por representantes jerárquicos de cada una de las instituciones participantes y UNODC.

• Desarrollo de Procedimientos Operativos Estandarizados, para asistir a los países en la definición de funciones específicas de los UCC dentro de los marcos nacionales de regulación existentes.

 

Intercambio de información

El intercambio de información segura entre las UCC y otros equipos autorizados para la elaborar el perfil de contenedores de alto riesgo se facilita por medio de la aplicación del “ContainerComm”. Esta es una herramienta de comunicación, un software amigable y multifuncional basado en internet, que facilita el intercambio cifrado de información confidencial entre los usuarios autorizados en los países participantes, incluyendo avisos de alertas del envío de posibles contenedores de alto riesgo. Esta herramienta también permite a los usuarios verificar los números de los contenedores. El software ContainerComm es económico y no requiere instalaciones especiales; mejorándose continuamente. El mismo se encuentra disponible en los idiomas inglés, francés, ruso y español.

Este sistema, basado en la red, está siendo continuamente mejorado para satisfacer las necesidades cambiantes de los usuarios.

• Desarrollo de vínculos con bases de datos comerciales y otras aplicaciones relevantes.
• Ejercicios prácticos de entrenamiento en el rastreo en línea de contenedores, y herramientas de búsqueda organizadas por la OMA.
• Boletines de noticias con información útil sobre contenedores incautados y las tendencias de ambas fuentes oficiales y abiertas que ahora están incluidas en la base de datos.

Las unidades interinstitucionales para elaborar el perfil de contenedores de alto riesgo también obtienen acceso a una búsqueda y seguimiento del sistema para contenedores. Este sistema permite a los usuarios buscar y rastrear contenedores con destinos específicos, además de brindar información detallada del tipo de carga, ruta, métodos de pago y cualquier otra información necesaria para elaborar e identificar los contenedores de alto riesgo.