La óptica policial y de los cuerpos de seguridad se agudiza para detectar a aquellos miembros de grupos delincuenciales. De ahí que las intervenciones policiales se hacen cada vez más frecuentes, y las más recientes han sido en la zona norte del país como San Pedro Perulapán,  el Rosario y San Rafael Cedros. Así lo detalló el ministro de Justicia y seguridad Pública, Mauricio Ramírez Landaverde, durante una entrevista matutina.

Esto ha derivado que se ejecuten importantes capturas de cabecillas de estructuras  delincuenciales  y la neutralización de estos grupos. Muchas de estas personas detenidas figuraban en la lista de los 100 más buscados,  y otros, al atacar a las autoridades, han fallecido en fuego cruzado.

Esto no significa que la lucha contra la criminalidad se ha detenido, al contrario, se refuerzan las acciones policiales de captura para llevar a los delincuentes al banquillo de los acusados. La labor de inteligencia, es primordial  junto al trabajo operativo y de investigación; explicó el ministro Ramírez Landaverde.

Además se ha priorizado el talento humano y se ha capacitado a miembros de la Corporación Policial, para que puedan atender  ataques de todo tipo.  Se les brinda constantemente insumos como chalecos anti bala y vehículos.

Los casos de corrupción son detectados y se depuran a los malos elementos; pues se descubrió que miembros de la PNC, fuera de toda orden y lineamiento, estaban actuando junto con personas particulares, para dar muerte a supuestos delincuentes, en el departamento de La Libertad y  en San Miguel. Estos casos ya están judicializados, pues se actuaba al margen de la ley.

El respaldo de la sociedad y del Gobierno son firmes, pues reconocen la ardua labor, que en conjunto, las autoridades de seguridad realizan en todo el territorio nacional.