Cuadro de texto: Tendencias de Consumo de Drogas en Jóvenes
 Período: 1990 – 1999

Análisis realizado por la Comisión con base a la información del
perfil de pacientes atendidos por la
Fundación Antidrogas
de El Salvador – FUNDASALVA
 

 

 

 

 

 


 


Introducción

 

El Salvador, por su posición estratégica al igual que los países del área Centroamericana, ha sido utilizados como puente para el tráfico de droga desde Colombia en ruta hacia Norteamérica y Europa.

 

Para el desarrollo de sus operaciones, los narcotraficantes han aprovechado las condiciones de pobreza, falta de empleo, débiles controles en fronteras, debilidad en  la aplicación de las leyes, así como del sistema judicial y penal, condiciones que han facilitado la compra de voluntades, y por ende la corrupción de personas y funcionarios, que colaboran con las redes de tráfico de droga.

 

Dentro de ese marco, los narcotraficantes han logrado el establecimiento de un mercado local de droga, el cual se ha cimentado a través del pago en especie que los narcotraficantes hacen a sus colaboradores, entregando ciertas cantidades de droga en pago por servicios prestados. Situación que ha facilitado la proliferación de redes de distribución local de cocaína, crack y marihuana.

 

Ante esta situación, la Comisión Salvadoreña Antidrogas,  consciente de la carencia de indicadores a nivel nacional, sobre los niveles de consumo de drogas en el país, consideró conveniente analizar la información de los pacientes atendidos por FUNDASALVA, que aún cuando no representa el universo total, nos reporta indicios del consumo de drogas en nuestra sociedad.

 

Se presenta en el desarrollo del texto una descripción y alteraciones que provoca en la salud el consumo de sustancias como alcohol, tabaco, inhalantes, marihuana, cocaína, crack, heroína, éxtasis y otras combinaciones; así como las gráficas de los pacientes atendidos por edad y tipo de droga que consumida  para el período 1990-1999.

 

 

 

 
En El Salvador se carece de estudios sobre el comportamiento del consumo de drogas a nivel nacional, hay estudios aislados que aún cuando no representan el universo total, pueden utilizarse para analizar el comportamiento del consumo de drogas, tal es el caso de la base del perfil de pacientes atendidos por FUNDASALVA, que contiene información de los pacientes que año con año se atienden por esa ONG, y se considera que reporta indicios del problema del consumo de drogas en nuestra sociedad.

 

La información refleja que: a) de cada 10 consumidores, 8 son hombres y 2 mujeres,  b)  a partir de 1994, la edad de inicio de consumo de drogas se ha reducido al rango de menores de 15 años de edad, c) ha habido un cambio en el consumo del tipo de droga hacia nuevas modalidades.

 

Licor, tabaco e inhalantes

 

El alcohol etílico es una droga legal de consumo sumamente difundido en el planeta.  Es un alcohol alifático que se obtiene de la fermentación de diversos granos, frutos y plantas, y se encuentra contenido en diferentes proporciones en las bebidas alcohólicas.  La mayor parte de  los vinos de mesa contiene 10-12%. La cerveza contiene entre 4-6%, y los vinos fuertes y destilados de granos posee concentraciones que varían del 20-26% de alcohol.[1]

Por sus efectos sobre el sistema nervioso central, el alcohol se clasifica dentro de las sustancias depresoras del sistema nervioso central, que bloquean el funcionamiento del cerebro provocandoreacciones que pueden ir desde la desinhibición hasta el coma, en un proceso progresivo de adormecimiento cerebral.[2]

El consumo desmedido de alcohol, provoca alteraciones en el aparato digestivo (inflamaciones, úlceras, degeneraciones, circulatorio (infartos, arterioesclerosis) y mentales (demencia, delirios)

El tabaco, al igual que el alcohol, es una droga legal, que afecta el estado de ánimo, el comportamiento y el funcionamiento del organismo. Fumar tabaco proporciona una estimulación satisfactoria inmediata y, al mismo tiempo, reduce la tensión emocional y el nerviosismo.

La nicotina que contiene el tabaco, provoca alteraciones en el aparato respiratorio (pulmones, garganta)

Los inhalantes son sustancias químicas tóxicas volátiles, utilizadas a través de inhalación por la nariz o aspiración por la boca, con el fin de producir depresión del sistema nervioso central. Popularmente los inhalantes se conocen como: thinner, gasolina, cemento y otros, los cuales generalmente son productos comerciales que se encuentran disponibles en tiendas, ferreterías, supermercados y farmacias.

El Alcohol, el Tabaco, y los Inhalantes son consideradas drogas que se venden legalmente en el país, a excepción del alcohol que según la ley se prohíbe su venta a menores de 18 años, el Tabaco y los Inhalantes están a la disposición del público en general en las tiendas, ferreterías, supermercados y otros establecimientos.

 

Al analizar los datos obtenidos del perfil del paciente atendido por FUNDASALVA, se denota  que la edad de inicio del consumo de Alcohol, Tabaco e Inhalantes se centra mayormente en el rango de edad de jóvenes de 0 a 15 años, seguido por los de 16 a 20 años, la cual tiende a disminuir gradualmente entre los 21 a 24 años hasta llegar a los 46 y 55 años de edad.

 

Los niños prueban el alcohol antes de los 15 años, y de igual forma experimentan con tabaco e inhalantes.

 

 

 

 

 

 

 

Marihuana

 

La marihuana o cannabis procede de una planta de gran tamaño, la Cannabis Sativa, que crece en los países cálidos y secos. Toda la planta incluso sus raíces está cubierta de pequeños filamentos, aunque la mayor concentración de los mismos se encuentra en las flores y las hojas superiores. Dichos filamentos producen una resina marrón pegajosa. Las plantas se secan y trituran para producir “marihuana”, o se recoge la resina y se comprime en tortas o tabletas conocidas como “hashish”.

 

Normalmente el cannabis se fuma en cigarrillos hechos a mano, conocidos como “puchos” o “canutos”. El humo del cannabis tiene un efecto dañino sobre el pulmón más rapido que el tabaco, y aumenta considerablemente el riesgo de contraer cáncer del pulmón. También hay pruebas de que el “tetrahidrocannabinol” THC (sustancia que se encuentra en todas las partes de la planta excepto en las semillas) reduce la capacidad del organismo para resistir enfermedades infecciosas y puede causar alteraciones en los sistemas reproductores, tanto masculinos como femeninos. También hay riesgo para el feto durante el embarazo y en lactantes, al atravesar la barrera placentaria y distribuirse por la leche materna. [3]

Cuadro de texto:  Los efectos a corto plazo del uso de la marihuana incluyen problemas con la memoria y el aprendizaje, percepción distorsionada, dificultad para pensar y resolver problemas, pérdida de la coordinación y un aumento en el ritmo cardíaco, ansiedad y ataques de pánico.

 

El consumo de marihuana es más elevado en los rangos de edad de 0 a 15 años y 16 a 20 años de edad, siendo un poco menor en las edades de 21 a más años con una tendencia constante a lo largo del  período analizado.  [4]                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    

 

 

 

Cocaína

 

La cocaína que se extrae de la planta de coca erythxylon, es una planta que crece en las regiones montañosas de Sudamérica. Inicialmente el ingrediente de la cocaína se utilizó como ingrediente del vino tónico de Angelo Mariani, luego fue recomendado por Sigmund Freund en el tratamiento de la depresión y anestésico local en cirugías. En las últimas décadas su uso y consumo ha variado y se ha popularizado en todos los estratos sociales.[5]

 

El Salvador, como parte de la ruta del tráfico de droga hacia Norte América, a través de los años ha evidenciado el involucramiento de nacionales que colaboran con los traficantes a cambio de pago en especie o en dinero, situación que ha propiciado un aumento en la disponibilidad de esta droga en el mercado local.

 

Los datos de los pacientes atendidos por FUNDASALVA nos muestran que el consumo de cocaína de hidroclorato ha tenido un crecimiento creciente a partir de 1991 en todos los rangos de edad, pero con mayor incidencia de consumo en el rango de edad de jóvenes entre 16 a 20 años.

 

 

Cocaína

Polvo blanco cristalino, parecido a la sal

Normalmente se aspira, también se inyecta y se fuma mezclada con tabaco.

Estimula, excita, disminuye la fatiga, el sueño y el apetito. Aumenta la seguridad subjetiva y produce vivencias de bienestar. Puede provocar agitación, impulsividad y agresividad.

 

 

 

Crack, heroína y otras combinaciones

 

El Crack se obtiene a partir de la cocaína, utilizando solventes volátiles que hacen que la droga se pueda fumar; de esta forma se obtienen efectos más intensos y es la forma más directa en que la droga llega al cerebro.

 

El crack se puede fumar en cigarrillos o pipas después de mezclarlo con tabaco o marihuana. Los consumidores lo fuman en pipas hechizas elaboradas por ellos mismos. Las pipas caseras se fabrican a partir de latas de refrescos, botellas de plástico o cristal, tubos de cristal y papel aluminio.  La droga se calienta cuidadosamente en la pipa hasta que se vaporiza y se puede inhalar los gases.

 

Las  cifras reflejan que el consumo de Crack entre los jóvenes se marca a partir de 1996 y 1997 cuando aparecen los primeros casos de consumo, experimentándose un cambio drástico en el aumento del consumo en 1998 alcanzando la cifra de 229 personas que consumen dicha sustancia, para 1999 se reportaron 296 consumidores.

 

La edad donde se ha experimentado el mayor consumo es en el rango de 16 a 20 años.

 

 

La muestra de pacientes atendidos por FUNDASALVA, revela que a partir de 1998 aparecen nuevas modalidades de consumo de drogas como la Heroína, el Éxtasis, el Rohypnol (Rodinol), Speedball (Combinación de Heroína + Cocaína), y Nevados (Combinación de Marihuana + Cocaína), experimentándose un considerable aumento en el consumo de estas drogas, los pacientes que manifestaron hacer uso de estas drogas son de los rangos de edad de 16 a 30 años de edad.

 

 

Heroína

 

HEROÍNA

Polvo de color blanco como la harina o marrón oscuro como el azúcar moreno.

Se inyecta, se fuma o se inhala.

Relaja y elimina el dolor y la ansiedad. Induce el sueño y disminuye el estado de alerta y el funcionamiento mental.

Alteraciones digestivas: falta de apetito, estreñimiento. Alteraciones cardiocirculatorias: hipotensión. Alteraciones del sistema nervioso: trastornos de memoria y atención, pérdida de motivación, depresión. Alteraciones metabólicas.

 

La heroína se procesa a partir de la morfina, sustancia que ocurre naturalmente y se extrae de la bellota de la adormidera asiática. Aparece generalmente en forma de polvo blanco o marrón.

 

La heroinomanía puede traer graves consecuencias para la salud, entre ellas sobredosis mortal, aborto espontáneo, colapso de las venas, y enfermedades infecciosas, incluso VIH/SIDA y hepatitis.

 

Los efectos a corto plazo del abuso de heroína aparecen poco después de la primera dosis y desaparecen en unas cuantas horas. Después de una inyección de la droga, el usuario dice sentir un brote de euforia ("rush") acompañado de un cálido sonrojo de la piel, boca seca y extremidades pesadas. Después de esta euforia inicial, el usuario está "volando" ("on the nod"), estado en el que se alterna la vigilia con el adormecimiento y se turban las facultades mentales debido a la depresión del sistema nervioso central.

 

Los efectos de la heroína a largo plazo aparecen después que la droga se ha estado usando repetidamente por algún período de tiempo. El usuario crónico puede sufrir colapso de las venas, infección del endocardio y de las válvulas del corazón, abscesos, celulitis y enfermedades del hígado. Puede haber complicaciones pulmonares, incluso varios tipos de neumonía, como resultado del mal estado de salud del toxicómano, así como por los efectos depresivos de la heroína sobre la respiración.

 

Además de los efectos de la misma droga, la heroína que se vende en la calle puede tener aditivos que no se disuelven con facilidad y obstruyen los vasos sanguíneos que van a los pulmones, el hígado, los riñones o el cerebro. Esto puede causar infección o hasta muerte de pequeños grupos de células en estos órganos vitales.

 

 

Éxtasis

 

Metilenedioximetilanfetamina o éxtasis, está estrechamente relacionada tanto con la anfetamina como con la mescalina y se describe como una droga psicodélica con propiedades estimulantes.

 

El primer caso registrado de consumo de éxtasis en El Salvador aparece en 1998, experimentándose un aumento de 6 nuevos casos en 1999.

 

El éxtasis aparece en forma de tabletas, cápsulas y polvos. Las tabletas son las más frecuentes. Producidas ilegalmente, existe una gran variedad de colores, formas y tamaños.

 

Otra droga que mostró un aumento es el consumo de cocaína inyectable, la cual triplicó el número de consumidores en 1999.

 

 

Otras combinaciones de drogas que se está usando frecuentemente por lo consumidores es la mezcla de marihuana más cocaína que experimentó un aumento significativo en el número de consumidores pasando de 69 en 1998 a 179 en 1999, el mayor número de pacientes que consumen esta combinación son del rango 16 a 20 años de edad.

 



[1] Centros de Integración Juvenil, A. C. “Farmacoterapia de los síndromes de intoxicación y abstinencia por psicotrópicos” , México, 1998.

[2] Stockley, David y otro, Drogas, Guía Ilustrada para agentes de Policía, Bilbao, 1997.

1 David Stockley EDEX Kolektiboa, Drogas. Guìa IlusIlustrada para Agentes de Policía. 1997.

[4]Graficas elaboradas por la Comisión Salvadoreña Antidrogas con base a datos de la ficha del Perfil del Paciente  Atendidos en FUNDASALVA.

[5] David Stockley, EDEX Kolektiboa, Drogas. Guìa IlusIlustrada para Agentes de Policía. 1997.