El desplazamiento forzado interno es una grave violación a los derechos humanos y representa un reto a resolver por parte del Estado salvadoreño.

La apuesta hacia una normativa para el abordaje integral del desplazamiento forzado interno, se inscribe en una realidad nacional con un alto índice de victimización, y un marco normativo disperso e incipiente sobre el abordaje integral de las personas sobrevivientes por vulneraciones a derechos, especialmente la inexistencia de pautas de prevención e intervención del desplazamiento forzado interno.

En ese contexto, el 29 de enero del presente año, conformamos el “Grupo Gestor para la aprobación de una normativa especial de atención y protección a personas víctimas de desplazamiento forzado interno” (adelante denominado Grupo Gestor),  a iniciativa del Ministro de Justicia y Seguridad Pública, Comisionado Mauricio Ramírez Landaverde, teniendo como base i) la sentencia de Amparo 411-2017 de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, en la cual, ordena al Estado salvadoreño, reconocer a las víctimas de desplazamiento forzado como sujetas de derechos, categorizarlos normativamente, revisar y emitir la legislación especial orientada a la protección de las víctimas y brindar las medidas de protección a quienes ya tienen de facto la condición de desplazadas; ii) la existencia de tres anteproyectos de Ley presentados ante la Asamblea Legislativa, en las cuales se engloba esta problemática, siendo una de las propuestas, una normativa dirigida a todas las personas víctimas de violencia, y las otras dos propuestas, normativas especiales dirigidas a personas víctimas de desplazamiento forzado interno; y iii) la urgente necesidad de contar con un marco normativo especial que presente una respuesta integral, articulada y coordinada, por parte del Estado a las personas víctimas en riesgo o situación de desplazamiento forzado interno.

Nuestra función, básicamente, es incidir en la adopción de un marco especializado para personas en riesgo o situación de desplazamiento forzado interno, en línea con los estándares determinados en la Constitución, el Derecho Internacional de los Derechos Humanos y los Principios Rectores de los Desplazamientos Internos.Presentan escrito para la aprobación de una normativa especial de atención y protección a víctimas de desplazamiento forzado interno, del Grupo Gestor.

Integramos el denominado Grupo Gestor, instituciones gubernamentales, organizaciones de sociedad civil y organismos internacionales, según se detalla a continuación:

  1. Instituciones Gubernamentales: Ministerio de Relaciones Exteriores, Ministerio de Justicia y Seguridad Pública, Ministerio de Salud, Policía Nacional Civil, Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, Consejo Nacional de la Niñez y Adolescencia, Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer, Secretaría de Inclusión Social – Ciudad Mujer, Unidad Técnica Ejecutiva del Sector Justicia.
  2. Organizaciones de Sociedad Civil: Cristosal, Comité Internacional de Rescate (IRC), Servicio Social Pasionista (SSPAS), Instituto de Derechos Humanos de la UCA (IDHUCA), Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD), Asociación Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz (ORMUSA), Sínodo Luterano Salvadoreño (SLS).
  3. Organismos Internacionales: la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Para dar cumplimiento a nuestro objetivo, se desarrollaron talleres para la construcción de estándares mínimos, que deben estar contemplados en el marco normativo que atienda y proteja a las personas en situación o riesgo de desplazamiento forzado interno.

Los estándares mínimos establecen que la normativa especial que se apruebe, debe responder a las necesidades de las personas que se encuentran en situación o riesgo de desplazamiento forzado interno, desde un enfoque victimológico, de género e inclusivo, de respeto de las diferencias y no discriminativo, en donde la voluntad de las personas afectadas sea respetada y el aparataje Estatal gire alrededor del reconocimiento, protección y garantía de sus derechos.

Los temas primordiales que se han abordado con exhaustivo análisis, a la luz de los Principios Rectores de los Desplazamientos Internos y la sentencia de Amparo 411-2017 de la Sala de lo Constitucional, han sido los principios y enfoques sobre los que se debe basar la actuación de las instituciones públicas para garantizar una atención integral a las personas víctimas.

Abordando, asimismo, los mínimos que el proceso de atención y protección debe contemplar durante las fases del desplazamiento: a) prevención, b) protección, c) asistencia humanitaria y d) retorno, reasentamiento y reintegración.Presentan escrito para la aprobación de una normativa especial de atención y protección a víctimas de desplazamiento forzado interno, del Grupo Gestor.

En conclusión, determinamos que existe la inminente necesidad de una ley especial que atienda a las personas víctimas en riesgo o situación de desplazamiento forzado interno, y que, además, dicha ley debe estar armonizada con estándares internacionales respecto a los derechos que se deben reconocer a las personas víctimas, con especial énfasis en su reparación integral e identificación de soluciones duraderas.

Convencidos que el Estado salvadoreño debe cumplir con lo mandatado por la Sala de lo Constitucional, en la sentencia de amparo 411-2017, pero principalmente ante la grave violación de derechos humanos que representa el desplazamiento forzado interno, en las personas víctimas, hacemos un vehemente llamado a la Asamblea Legislativa, a:

  1. Reconocer el desplazamiento forzado interno.
  2. Discutir y aprobar a la brevedad posible una ley especial para la atención y protección a víctimas en riesgo o situación de desplazamiento forzado interno.
  3. Incorporar a las entidades estatales responsables de brindar una respuesta, en cada una de las fases del desplazamiento interno, dotándoles de los recursos necesarios para ello.